Inicio NOTICIAS Un nuevo estudio decodifica cómo la intensificación de las lluvias dañará la...

Un nuevo estudio decodifica cómo la intensificación de las lluvias dañará la economía global

87
0

Un estudio reciente ha encontrado que un aumento en el número de días de lluvia conduce a una caída en la producción económica. Los investigadores de Alemania consideraron los registros de precipitación y temperatura junto con conjuntos de datos históricos sobre la producción económica de 1554 regiones en todo el mundo, que abarcan las últimas cuatro décadas.

El artículo publicado la semana pasada en Nature presentó tres conclusiones clave.

Uno, los choques negativos de lluvia, lo que significa que menos lluvia mensualmente causa pérdidas fuertes y significativas. Cuando una economía ya está adaptada a un determinado perfil de precipitaciones, una desviación negativa hacia condiciones similares a la sequía puede ser perjudicial. Además, si bien una mayor precipitación anual beneficia inicialmente al crecimiento económico, estos beneficios disminuyen con una precipitación aún mayor.

Dos, un aumento en el número de días húmedos (es decir, días con precipitaciones superiores a 1 mm) corresponde a condiciones económicas subóptimas.

Tres, los aumentos en las precipitaciones diarias extremas conducen a reducciones en la tasa de crecimiento; o, en otras palabras, “el aumento tanto en el número como en la severidad de los días de lluvia extrema dentro de un año determinado reduce la productividad económica”.

Leer:  Danielle Collins avanza a semifinales del Abierto de Australia

Sin embargo, el impacto no es uniforme en todas las regiones del mundo. Las regiones industriales clave, como EE. UU., Europa central, China, Corea y Japón, han sido las más afectadas en este escenario.

Además, los países más pobres son los más susceptibles, mostrando un 62 por ciento más de sensibilidad a la precipitación anual total que los países ricos. Los países ricos, por otro lado, son más vulnerables a los cambios en el ‘número de días húmedos’, mostrando una susceptibilidad 47 por ciento más alta que los países más pobres. Esto se explica por el hecho de que los cambios en la precipitación anual/mensual/diaria tampoco afectan a todos los sectores de la economía.

El equipo señala que los sectores de servicios (terciario) y manufacturero (secundario) son los más afectados, mientras que el sector agrícola (primario) muestra poca o ninguna respuesta a las lluvias diarias extremas y la cantidad de días húmedos.

Como los países ricos son los que menos dependen de la agricultura y más del sector secundario y terciario, tienden a ser más vulnerables a los parámetros de lluvia diaria.

Leer:  Subhash Bhowmick, medallista asiático que dejó la cerveza para convertirse en leyenda del fútbol, ​​muere a los 72 años

«Nuestro estudio revela que es precisamente la huella digital del calentamiento global en las precipitaciones diarias lo que tiene importantes efectos económicos que aún no se han tenido en cuenta pero que son muy relevantes», dice el coautor Anders Levermann, director del área de Ciencias de la Complejidad del Instituto Potsdam, Alemania. en un lanzamiento. “Observar más de cerca las escalas de tiempo cortas en lugar de los promedios anuales ayuda a comprender lo que está sucediendo: es la lluvia diaria la que plantea la amenaza… Al desestabilizar nuestro clima, dañamos nuestras economías”.

La cuantificación del impacto de la disponibilidad y la variabilidad del agua en la economía ha estado durante mucho tiempo bajo el escáner académico y de formulación de políticas.

Un documento de 2020 reconoció “que la escasez de agua puede resultar en pérdidas de los términos de intercambio para los países que producen bienes intensivos en agua” y un estudio sobre ciudades latinoamericanas en 2019 mostró que la escasez de agua puede “disminuir la probabilidad de estar empleado, los salarios por hora , horas trabajadas e ingresos laborales”, especialmente para la mano de obra informal. Un estudio anterior de 2020 también proyectó que un aumento de la temperatura superficial media mundial de 3,5 grados centígrados para 2100 reduciría la producción mundial entre un 7 % y un 14 %.

– El autor es un comunicador científico independiente. (Email[at]ritvikc[dot]com)

Artículo anteriorCopa Asiática: Australia aplasta a Indonesia, el campeón Japón comienza ganando
Artículo siguientePara Elon Musk, la función de imágenes de perfil vinculadas a NFT de Twitter es ‘molesta’