Inicio NOTICIAS INTERNACIONAL Se espera veredicto en el juicio de un periodista alemán en Turquía...

Se espera veredicto en el juicio de un periodista alemán en Turquía mientras la libertad de prensa se marchita

106
0

Mesale Tolu, quien fue arrestado en Turquía en 2017 por cargos relacionados con el terrorismo y enfrenta un juicio, confía en que se hará justicia cuando el tribunal dicte su veredicto el lunes.

“Espero ser absuelta de ambos cargos”, dijo a DW. “Pero si el resultado fuera diferente, tampoco me sorprendería”, agregó el periodista. En su opinión, el poder judicial turco es impredecible. Sus posibilidades de absolución son buenas porque el fiscal pidió ese veredicto en su declaración de culpabilidad y los expertos creen que las pruebas en su contra son endebles.

Detenido en Estambul en 2017

En abril de 2017, Tolu fue arrestado por unidades antiterroristas fuertemente armadas en Estambul. “Fui detenida violentamente ante los ojos de mi hijo”, todavía puede recordar hoy. Tolu, que nació en la ciudad de Ulm, en el sur de Alemania, pasó más de siete meses tras las rejas, cinco de los cuales con su hijo de dos años. En 2018, se le permitió irse a Alemania.

Tolu fue arrestado mientras trabajaba como traductor para una agencia de noticias de izquierda. Ella y sus coacusados ​​están acusados ​​de “pertenecer a una organización terrorista de extrema izquierda y difundir propaganda terrorista”.

Ahora, cinco años después, Tolu finalmente quiere cerrar, diciendo que quiere mirar hacia el futuro y concentrarse completamente en su trabajo como periodista en el periódico alemán Schwäbische Zeitung.

34 periodistas tras las rejas

El de Tolu no es un caso aislado. El Sindicato de Periodistas Turcos (TGS) dice que actualmente hay 34 periodistas en las cárceles turcas, la mayoría de los cuales están acusados ​​de pertenecer a una organización terrorista, insultar al presidente o difundir propaganda terrorista.

Deniz Yücel, corresponsal del periódico alemán Die Welt, y Adil Demirci, quien, como Tolu, trabajaba para la agencia de noticias Etha, pasaron meses en la prisión de alta seguridad de Silivri, cerca de Estambul, enfrentando cargos similares.

Erol Önderoglu de Reporteros sin Fronteras ha observado una tendencia diferente en los últimos años. Hasta hace tres años pensaba en Turquía como la cárcel para periodistas más grande del mundo. Pero más recientemente, dice, el poder judicial turco ha estado permitiendo que los periodistas salgan libres sujeto a ciertas condiciones, dejando a los periodistas restringidos mentalmente en lugar de físicamente.

Le dijo a DW que uno no debe mirar simplemente la cantidad de periodistas tras las rejas. Önderoglu dice que con frecuencia se emplean otros instrumentos para evitar que los periodistas hagan su trabajo, como confiscar sus pasaportes, exigir visitas periódicas a la policía, suspender las sentencias de cárcel y negarse a emitir tarjetas de prensa y acreditaciones para asistir a eventos.

Leer:  La policía de Canadá llega para desalojar a los manifestantes en la frontera de EE.UU.

Los manifestantes se reúnen durante una manifestación en la Plaza Takism en Estambul, Turquía. (Reuters)

Empeoramiento de la situación tras las protestas de Gezi

La situación de los periodistas en Turquía ha empeorado dramáticamente desde las protestas de Gezi en 2013. En ese momento, millones de miles de personas salieron a las calles para oponerse al plan del gobierno de llevar a cabo la construcción del amado Parque Gezi en el corazón de Estambul. en la plaza Taksim. Cualquiera que apoyara las manifestaciones se enfrentaba a la perspectiva de sanciones, incluidos los periodistas. Cientos perdieron sus trabajos después de las protestas. El segundo gran ataque a la libertad de prensa se produjo inmediatamente después de un intento de golpe de estado el 15 de julio de 2016. Desde entonces, cientos de plataformas de noticias en línea y decenas de periódicos y estaciones de televisión han sido clausurados y numerosos periodistas detenidos.

Según EngelliWeb, un proyecto dirigido por la Asociación para la Libertad de Expresión que registra sitios web bloqueados, muy poco ha cambiado. EngelliWeb le dijo a DW que las autoridades habían bloqueado más de 476.000 dominios, 150.000 informes y 50.000 tuits.

El desempleo supera el 35%

El desempleo entre los periodistas también ha estado aumentando constantemente durante años. En la actualidad, supera el 35%, dijo el Sindicato de Periodistas Turcos (TGS) a principios de año.

Para conmemorar el “Día de los periodistas que trabajan”, que se celebra cada año en Turquía el 10 de enero, TGS criticó las condiciones laborales de los periodistas. El sindicato dijo que el 10 de enero debe considerarse un día de lucha mientras los periodistas no reciban un salario justo, tengan que trabajar en condiciones inhumanas, sus informes sean censurados o se vean obligados a autocensurarse, y mientras 34 periodistas están tras las rejas y se les niegan las tarjetas de prensa.

turquía, Banco Central de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, Erdogan, lira turca, lira, noticias mundiales, expreso indio, noticias expresas indias, temas de actualidad Una mujer recoge tomates en una tienda de alimentos en Estambul, Turquía, el jueves 2 de diciembre de 2021. (AP)

violencia en aumento

La violencia contra los periodistas también sigue aumentando. El año pasado, 75 representantes de medios fueron atacados, según la Asociación de Periodistas Progresistas (CGD). Además, unos 219 periodistas comparecieron ante los tribunales en 179 juicios y fueron condenados a un total combinado de 48 años y 11 meses de cárcel.

Leer:  Liga de Campeones de la AFC: Al Jazeera vence al Mumbai City 1-0

El periodista Can Dündar, que vive exiliado en Berlín, también se enfrenta a la amenaza de una pena de prisión de 27 años y seis meses si regresa a su hogar en Turquía. Fue declarado culpable de espionaje y de ayudar e incitar al terrorismo en Estambul.

Las fuertes multas son otra herramienta utilizada para silenciar a los medios. Solo en 2021, el Consejo Supremo de Radio y Televisión de Turquía (RTÜK) impuso 74 multas a emisoras nacionales que se negaron a ser leales al gobernante Partido AK. La junta estatal de supervisión obligó a la emisora ​​Halk TV a pagar fuertes multas en 24 ocasiones; Tele 1 22 veces, Fox TV 16 veces, KRTV ocho veces y Habertürk cuatro veces. El total combinado ascendió a 22 millones de liras turcas, o más de 1,5 millones de euros.

Esa es una suma enorme para estos organismos de radiodifusión, que se han visto paralizados por juicios interminables y apenas pueden generar ingresos por publicidad. Las empresas temen que se les pueda obligar a pagar si compran publicidad en estas estaciones. Los ingresos por la transmisión de anuncios de servicio público y ministeriales van, en todo caso, a las arcas de los medios de comunicación cercanos al gobierno. Al mismo tiempo, los dueños de esos puntos de venta reciben importantes contratos estatales.

Periodistas declarados terroristas

Sezgin Tanrikulu, abogado de derechos humanos y miembro del parlamento del partido más grande de la oposición, CHP, dice que los ataques contra los medios y la libertad de expresión han adquirido una nueva dimensión en los últimos años. Él dice que cualquiera que no se doblegue ante el gobierno turco y trate de informar de forma independiente es declarado terrorista.

El gobierno turco, por otro lado, insiste en que la libertad de prensa está experimentando un día laborable bajo el Partido AK. Para conmemorar el “Día del Periodista Trabajador”, Fahrettin Altun, jefe de comunicaciones del presidente turco Recep Tayyip Erdogan, escribió que los medios se han beneficiado durante los últimos 20 años del desarrollo en varias áreas que van desde la democracia hasta la tecnología.

El objetivo de Erdogan siempre fue, según Tolu, crear medios leales al gobierno. Afortunadamente, dice que todavía hay muchos periodistas independientes, aunque no en los principales medios de comunicación. Estas personas, dice, están haciendo todo lo posible para seguir informando sobre lo que sucede en el país.

Artículo anteriorCientos de migrantes que se dirigían a EE.UU. detenidos en Guatemala
Artículo siguienteAustralia deja la puerta abierta para que Djokovic juegue en el Abierto del próximo año