Inicio NOTICIAS Las organizaciones de verificación de hechos escriben una carta abierta al CEO...

Las organizaciones de verificación de hechos escriben una carta abierta al CEO de YouTube sobre el problema de la desinformación

26
0

En una carta abierta a la directora ejecutiva de YouTube, Susan Wojcicki, más de ochenta organizaciones profesionales de verificación de datos de más de 40 países la instaron a abordar la propagación desenfrenada de «desinformación» en la plataforma. El grupo también quiere tener una reunión con Wojcicki para discutir los temas que han destacado en su carta.

Según la comunidad de verificación de hechos, YouTube no ha podido combatir la desinformación de manera suficiente. Argumentan que las políticas de la plataforma simplemente “no funcionan”. También destacaron que la situación en torno a la desinformación es aún peor en los países de habla no inglesa, donde las políticas se ejercen menos.

Los verificadores de datos describieron cuatro pasos que la empresa puede tomar para detener esta propagación en su carta. También han enumerado varios ejemplos de videos de YouTube de diferentes países que han causado un daño real en la vida real.

Las cuatro demandas enviadas al CEO de YouTube son:

  • Ejercer una transparencia significativa sobre cómo viaja la desinformación en la plataforma y divulgar públicamente sus políticas para abordarla.
  • Centrarse en proporcionar contexto en lugar de eliminar videos. Esto se puede hacer estableciendo una colaboración significativa y estructurada con organizaciones de verificación de datos e invirtiendo en su trabajo.
  • Actuar contra los infractores reincidentes que producen contenido que se marca constantemente como desinformación y evitar que los algoritmos de la empresa recomienden o promocionen sus videos.
  • Extender esos esfuerzos a idiomas diferentes al inglés y proporcionar datos específicos del país y del idioma, así como servicios de transcripción efectivos.

El grupo también afirma que YouTube a menudo ha tratado de enmarcar el debate como uno de eliminar o no eliminar un video, lo que afirman es una elección falsa. En cambio, enfatizan que hay mucha evidencia de que «presentar información adicional verificada» también puede ayudar a abordar el problema. Según los firmantes, esta última solución “preserva la libertad de expresión al tiempo que mitiga los riesgos de daño a la vida, la salud, la seguridad y los procesos democráticos”.

Puedes leer la carta abierta a continuación.

Una carta abierta al CEO de YouTube de los verificadores de hechos del mundo

12 de enero de 2022

Sra. Susan Wojcicki,

Han pasado casi dos años desde que comenzó la pandemia de COVID-19. El mundo ha visto una y otra vez cuán destructivas pueden ser la desinformación y la información errónea para la armonía social, la democracia y la salud pública; se han arruinado demasiadas vidas y medios de subsistencia, y demasiadas personas han perdido a sus seres queridos por la desinformación. Como red internacional de organizaciones de verificación de hechos, monitoreamos cómo se propagan las mentiras en línea, y todos los días vemos que YouTube es uno de los principales conductos de desinformación en línea y desinformación en todo el mundo. Esta es una preocupación importante entre nuestra comunidad global de verificación de datos.

Lo que no vemos es mucho esfuerzo por parte de YouTube para implementar políticas que aborden el problema. Por el contrario, YouTube está permitiendo que actores sin escrúpulos utilicen su plataforma como arma para manipular y explotar a otros, y para organizarse y recaudar fondos. Las medidas actuales están demostrando ser insuficientes. Es por eso que lo instamos a que tome medidas efectivas contra la desinformación y la información errónea, y que elabore una hoja de ruta de políticas e intervenciones de productos para mejorar el ecosistema de la información, y que lo haga con las organizaciones de verificación de datos independientes y no partidistas del mundo.

En el último año, hemos visto grupos de conspiración prosperando y colaborando a través de las fronteras, incluido un movimiento internacional que comenzó en Alemania, saltó a España y se extendió por América Latina, todo en YouTube. Mientras tanto, millones de otros usuarios miraban videos en griego y árabe que los alentaban a boicotear las vacunas o tratar sus infecciones por COVID-19 con curas falsas. Más allá del COVID-19, los videos de YouTube han estado promocionando curas falsas para el cáncer durante años.

En Brasil, la plataforma se ha utilizado para amplificar el discurso de odio contra grupos vulnerables, llegando a decenas de miles de usuarios. Las elecciones tampoco son seguras. En Filipinas, se está utilizando contenido falso con más de 2 millones de visitas que niegan los abusos contra los derechos humanos y la corrupción durante los años de la ley marcial para pulir la reputación del hijo del difunto dictador, uno de los candidatos en las elecciones de 2022. En Taiwán, las últimas elecciones se vieron empañadas por acusaciones de fraude sin fundamento. El mundo entero fue testigo de las consecuencias de la desinformación cuando una turba violenta asaltó el Capitolio de los Estados Unidos el año pasado. Desde la víspera de las elecciones presidenciales de EE. UU. hasta el día siguiente, los videos de YouTube que respaldan la narrativa del «fraude» se vieron más de 33 millones de veces.

Los ejemplos son demasiados para contarlos. Muchos de esos videos y canales permanecen en línea hoy, y todos pasaron desapercibidos por las políticas de YouTube, especialmente en países de habla no inglesa y el Sur Global. Nos complace que la compañía haya tomado algunas medidas para tratar de abordar este problema últimamente, pero según lo que vemos a diario en la plataforma, creemos que estos esfuerzos no están funcionando, y YouTube tampoco ha producido datos de calidad para demostrar su eficacia.

La plataforma de su empresa ha enmarcado hasta ahora las discusiones sobre la desinformación como una falsa dicotomía de eliminar o no eliminar contenido. Al hacer esto, YouTube está evitando la posibilidad de hacer lo que se ha demostrado que funciona: nuestra experiencia como verificadores de hechos junto con la evidencia académica nos dice que mostrar información verificada es más efectivo que eliminar contenido. También preserva la libertad de expresión al tiempo que reconoce la necesidad de información adicional para mitigar los riesgos de daño a la vida, la salud, la seguridad y los procesos democráticos. Y dado que una gran proporción de las vistas en YouTube provienen de su propio algoritmo de recomendación, YouTube también debe asegurarse de no promover activamente la desinformación entre sus usuarios ni recomendar contenido proveniente de canales poco confiables.

Con todo esto en mente, proponemos algunas soluciones que marcarían una gran diferencia a la hora de reducir la difusión de desinformación y desinformación en YouTube.

Un compromiso con la transparencia significativa sobre la desinformación en la plataforma: YouTube debe apoyar la investigación independiente sobre los orígenes de las diferentes campañas de desinformación, su alcance e impacto, y las formas más efectivas de desacreditar la información falsa. También debe publicar su política de moderación completa con respecto a la desinformación y la información errónea, incluido el uso de inteligencia artificial y qué datos lo alimentan.

Más allá de eliminar contenido para el cumplimiento legal, el enfoque de YouTube debe ser brindar contexto y ofrecer desacreditaciones, claramente superpuestas a los videos o como contenido de video adicional. Eso solo puede provenir de entrar en una colaboración significativa y estructurada, asumir la responsabilidad e invertir sistemáticamente en esfuerzos independientes de verificación de hechos en todo el mundo que estén trabajando para resolver estos problemas.

Actuar contra los infractores reincidentes que producen contenido que se marca constantemente como desinformación y desinformación, en particular aquellos que monetizan ese contenido dentro y fuera de la plataforma, en particular al evitar que sus algoritmos de recomendación promuevan contenido de tales fuentes de desinformación.

Ampliar los esfuerzos actuales y futuros contra la desinformación y la información errónea en idiomas diferentes al inglés, y brindar datos específicos del país y del idioma, así como servicios de transcripción que funcionen en cualquier idioma.

Esperamos que considere implementar estas ideas para el bien público y para hacer de YouTube una plataforma que realmente haga todo lo posible para evitar que la desinformación y la información errónea se utilicen como armas contra sus usuarios y la sociedad en general. Estamos listos y podemos ayudar a YouTube. Deseamos reunirnos con usted para discutir estos asuntos y encontrar maneras de avanzar en la colaboración y esperamos su respuesta a esta oferta.

Africa Check (Senegal, Nigeria, Kenia, Sudáfrica) / Animal Político – El Sabueso (México) / Aos Fatos (Brasil) / Bolivia Verifica (Bolivia) / BOOM (India, Myanmar y Bangladesh) / Check Your Fact (EE.UU.) / Código para África – PesaCheck (Burkina Faso, Burundi, Camerún, República Centroafricana, Côte d’Ivoire, Etiopía, Ghana, Guinea, Kenia, Malí, Níger, Nigeria Senegal, Sudáfrica, Sudán, Tanzania, Uganda y Zimbabue) / Colombiacheck (Colombia) / CORRECTIV (Alemania) / Cotejo.info (Venezuela) / Chequeado (Argentina) / Delfi Lituania (Lituania) / Demagog Association (Polonia) / Doğruluk Payı (Turquía) / Dubawa (Nigeria, Ghana, Sierra Leona, Liberia y Gambia) / Ecuador Checkea (Ecuador) / Ellinika Hoaxes (Grecia) / Fact Crescendo (India) / Fact-Check Ghana / FactCheck.org (EE. UU.) / FactSpace West Africa / Facta (Italia) / FactcheckNI (Reino Unido) / Factly ( India) / Factual.ro (Rumania) / FactWatch (Bangladesh) / Fakenews.pl (Polonia) / Faktist.no (Noruega) / Faktograf.hr (Croacia) / Faktoje (A lbania) / Fast Check CL (Chile) / Fatabyyano (Oriente Medio y África del Norte) / Full Fact (Reino Unido) / GRASS – FactCheck Georgia / India Today Group (India) / Istinomer (Serbia) / Istinomjer (Bosnia y Herzegovina) / Hibrid .info (Kosovo) / Knack Magazine (Bélgica) / La Silla Vacía (Colombia) / Lead Stories (EE. UU.) / Les Surligneurs (Francia) / Lógicamente (Reino Unido) / Lupa (Brasil) / Maldita.es (España) / MediaWise ( USA) / Mongolian Fact-checking Center (Mongolia) / MyGoPen (Taiwán) / Myth Detector (Georgia) / NewsMobile (India) / Newschecker (India y Sur de Asia) / Newtral (España) / Observador – Fact Check (Portugal) / Open Fact-checking (Italia) / OŠTRO (Eslovenia) / Pagella Politica (Italia) Poligrafo (Portugal) / PolitiFact (EE. UU.) / Pravda (Polonia) / Rappler (Filipinas) / Raskrinkavanje (Bosnia i Herzegovina) / Re: Check / Re: Baltica (Letonia) / RMIT ABC Fact Check (Australia) Rumor Scanner (Bangladesh) / Science Feedback (Francia) / StopFake (Ucrania) / Stopfals.md (Moldavia) / Taiwan FactCheck Centre (Taiwa) n) / Tempo (Indonesia) / Teyit (Turquía) / The Healthy Indian Project / THIP Media (India) / The Journal FactCheck (Irlanda) / The Logical Indian (India) / The Quint (India) / The Washington Post Fact-checker (EE.UU.) / The Whistle (Israel) / TjekDet (Dinamarca) / Univision – elDetector (EE.UU.) / VERA Files (Filipinas) / Verificat (España) / Vishvas News (India) / Vistinomer (Macedonia del Norte) / VoxCheck (Ucrania) / Youturn.in (India) / 15min (Lituania)

Artículo anteriorCómo el ‘asunto Djokovic’ volvió a morder al primer ministro de Australia
Artículo siguienteOnePlus 10 Pro vs OnePlus 9 Pro: ¿Qué ha cambiado?