Inicio NOTICIAS INTERNACIONAL Las mujeres de Myanmar toman la iniciativa en la resistencia al ejército

Las mujeres de Myanmar toman la iniciativa en la resistencia al ejército

141
0

Desde que el ejército de Myanmar reprimió brutalmente las protestas masivas que comenzaron después del golpe de estado del 1 de febrero del año pasado, los flash mobs se han reunido repetidamente en las principales ciudades como Yangon y Mandalay para protestar contra la junta militar.

Los manifestantes, en su mayoría jóvenes, despliegan carteles, cantan eslóganes y caminan por las calles, solo para dispersarse por las calles laterales poco después.

Las protestas ponen en peligro la vida, ya que las fuerzas de seguridad a menudo disparan sin previo aviso o embisten con sus vehículos a los manifestantes. Los videos publicados en las redes sociales muestran claramente que las mujeres siempre están en primera línea.

Htet Htar, de 25 años, dice que las protestas callejeras ya no son suficientes. En junio pasado se incorporó a las llamadas Fuerzas de Defensa del Pueblo, que encabezan la resistencia armada contra el régimen.

“¿Qué otra opción tengo? Los militares nos han quitado todo. Me uní a la resistencia para liberar a mi país”, dijo. DW. “Sigo pensando en una Birmania liberada”, agregó.

Una sociedad patriarcal

Fue evidente desde el principio que las mujeres y su posición en la sociedad jugaron un papel especial en las protestas.

En febrero y marzo de 2021, cuando hubo grandes protestas callejeras en todo el país y los militares comenzaron a sofocar violentamente las manifestaciones, los manifestantes utilizaron las supersticiones de los soldados que se acercaban contra los militares.

Colgaron las tradicionales faldas cruzadas de las mujeres sobre las calles o barricadas y las usaron como banderas. La superstición es que si un hombre pasa bajo ropa de mujer, pierde virilidad física y espiritual.

Si bien la acción no detuvo permanentemente a los militares, algunos soldados se desviaron para evitar pasar por debajo de ellos, lo que les dio a los manifestantes el tiempo que tanto necesitaban para ponerse a salvo.

Myanmar es un país conservador donde los hombres toman las decisiones, aunque siempre ha habido mujeres fuertes como Aung San Suu Kyi. Pero son más una excepción.

El ejército está particularmente inmerso en la tradición conservadora, viéndose a sí mismo como el preservador del «real» Myanmar, en el que las minorías étnicas y las mujeres son relegadas a un estatus secundario.

“El ejército nunca ha apoyado a las mujeres”, dijo Naw Hser Hser, secretario general de la Liga de Mujeres de Birmania (WLB). DW.

El jefe del ejército Min Aung Hlaing, quien lideró el golpe, dijo a los medios estatales a principios de marzo de 2021 que los manifestantes “vistían ropa indecente contraria a la cultura de Myanmar”, lo que muchos creen es una referencia a las mujeres manifestantes en pantalones.

Leer:  Ver video: Pared de roca cae sobre navegantes en lago brasileño, matando a 6

“Tales actos tienen la intención de dañar la moralidad de las personas, por lo que las acciones legales son necesarias”, dijo el jefe del ejército.

Constitución favorece a los hombres

La constitución redactada por el ejército en 2008 también refleja la actitud paternalista de los militares.

Es cierto que el artículo 352 establece que ningún ciudadano del país será discriminado por motivos de raza, nacimiento, religión o sexo. Sin embargo, es seguido inmediatamente por la oración contradictoria, “nada en esta Sección impedirá el nombramiento de hombres para los puestos que son adecuados solo para hombres”.

El Partido Unión, Solidaridad y Desarrollo, visto como el partido de los militares, presentó menos del 6% de candidatas en las elecciones de 2015.

Angel, una manifestante de 19 años, también conocida como Kyal Sin, yace en el suelo antes de recibir un disparo en la cabeza cuando las fuerzas de Myanmar abrieron fuego para dispersar una manifestación contra el golpe en Mandalay, Myanmar, el 3 de marzo de 2021. Stringer/ Reuters

Poco antes de las elecciones, bajo la presión de los budistas conservadores, impulsaron una ley que regulaba el matrimonio de mujeres budistas con hombres no budistas.

Antes de casarse, la pareja debía registrarse ante las autoridades y declarar, entre otras cosas, que no se alentaría a la mujer a convertirse y que los niños serían libres de practicar su religión.

Sin embargo, los hombres budistas que se casaron con mujeres no budistas no estaban obligados a hacer una declaración.

Las cosas no fueron mucho mejores bajo el partido Liga Nacional para la Democracia de Suu Kyi, que también tenía solo un 15% de mujeres miembros en 2015. De hecho, la NLD ha hecho poco en términos de igualdad entre su victoria electoral en 2015 y hasta el golpe en 2021.

Nueva imagen de mujer

Pero algo ha cambiado desde el golpe, dice Naw Hser Hser de WLB. La red de mujeres, por ejemplo, ha crecido considerablemente desde el golpe del 1 de febrero de 2021.

Si bien solían ser principalmente mujeres de áreas de minorías étnicas las que habían estado haciendo campaña contra el ejército durante años, muchas mujeres y organizaciones de mujeres del corazón de la nación ahora también han entrado en estrecha cooperación con WLB.

Naw Hser Hser estima que alrededor de cuatro de cada cinco mujeres se oponen a la junta militar, aunque no todas se organizan o se atreven a resistir abiertamente.

En Myanmar, la gente muestra el saludo de tres dedos como señal de protesta contra el golpe militar. (Aung Kyaw Htet/SOPA Images/Zuma Wire/Picture Alliance)

Leer:  Vinicius Jr y Karim Benzema brillan en la goleada 4-1 del Real Madrid al Valencia

Partes de la resistencia también están organizadas y llevadas principalmente por mujeres. El movimiento de desobediencia civil (MDL), uno de los primeros movimientos contra el golpe, comenzó en los hospitales y luego se expandió a las escuelas, entre otros lugares.

Las mujeres constituyen un porcentaje muy alto de quienes trabajan en las profesiones médica y educativa. La ONG local Red de Igualdad de Género estima que del 70 al 80% de los líderes del MDL son mujeres.

Los activistas Esther Ze Naw Bamvo y Ei Thinzar Maung, quien ahora es el viceministro de mujeres, jóvenes y niños del gobierno en el exilio, y quienes jugaron un papel decisivo en la organización de las protestas nacionales al principio, fueron nombrados entre las 100 personas más influyentes de del año por la revista estadounidense Time en septiembre de 2021.

“En 1988, los líderes eran hombres. Esta vez, son mujeres. Es emocionante”, dijo Daw Khin Ohmar, activista del grupo 88 Generation.

En 1988, hubo un levantamiento popular en Myanmar contra el régimen, que fue sofocado por los militares.

Las mujeres han desempeñado un papel no solo en el movimiento de resistencia civil, sino que también han ocupado puestos clave en la política, dijo Naw Hser Hser.

El Gobierno de Unidad Nacional (NUG), el gobierno en el exilio, parece más inclusivo que cualquier gobierno anterior. Además de Suu Kyi, a quien los militares han puesto bajo arresto domiciliario pero que sigue ocupando simbólicamente el cargo de consejera de Estado, una mujer, Zin Mar Aung, ocupa el cargo de ministra de Asuntos Exteriores.

Zin Mar Aung había abogado anteriormente por las mujeres y el entendimiento con las minorías étnicas.

Debates a nivel de base

«Eso es bueno. Pero aún no hemos alcanzado nuestro objetivo. Queremos que las mujeres participen en todas las decisiones en todos los niveles”, dijo Naw Hser Hser.

La activista dijo que está muy complacida de ver que la igualdad de género está firmemente anclada en la constitución que el NUG está redactando actualmente.

Señaló que las mujeres están siendo percibidas de manera diferente en los pueblos y mercados desde el golpe.

Anteriormente, dijo, temas como la igualdad de género y los derechos de las mujeres eran discutidos principalmente por ONG y la sociedad civil. Pero desde el golpe, con las mujeres jugando un papel activo y visible, estas discusiones se han ampliado, señaló la activista.

“En los niveles de base, la gente ha comenzado a hablar de que las mujeres son parte de la revolución y que deberían tener algo que decir en el futuro”.

Artículo anteriorSher Bahadur Deuba de Nepal impulsará un acuerdo de MCC de $ 500 millones con EE. UU.
Artículo siguienteTata Open Maharashtra: Vukic vive el sueño de un inmigrante en Australia después de que sus padres huyeron de la guerra de los Balcanes