Inicio NOTICIAS INTERNACIONAL Australia registra la primera muerte de Omicron, las autoridades se apegan al...

Australia registra la primera muerte de Omicron, las autoridades se apegan al plan de reapertura

30
0

Australia informó el lunes de su primera muerte confirmada por la nueva variante Omicron de Covid-19 en medio de otro aumento en las infecciones diarias, pero las autoridades se abstuvieron de imponer nuevas restricciones diciendo que las tasas de hospitalización seguían siendo bajas.

La muerte del paciente de unos 80 años con problemas de salud subyacentes marcó un hito sombrío para el país que tuvo que revertir algunas partes de una reapertura por etapas después de casi dos años de bloqueos intermitentes, debido al nuevo brote.

Omicron, que según los expertos en salud parece más contagiosa pero menos virulenta que las cepas anteriores, comenzó a extenderse en el país justo cuando eliminó las restricciones en la mayoría de las fronteras nacionales y permitió que los australianos regresaran del extranjero sin cuarentena, lo que llevó el número de casos al más alto de la pandemia. .

Las autoridades no dieron detalles adicionales sobre la muerte de Omicron, excepto para decir que el hombre contrajo el virus en un centro de atención para ancianos y murió en un hospital de Sydney.

“Esta fue la primera muerte conocida en Nueva Gales del Sur (estado) relacionada con la variante preocupante de Omicron”, dijo la epidemióloga de NSW Health, Christine Selvey, en un video publicado por el gobierno.

El paciente fue una de las seis muertes por Covid -19 reportadas en Australia el día anterior, todas en los estados más poblados de Nueva Gales del Sur y Victoria, que albergan a más de la mitad de los 25 millones de habitantes del país.

Australia registró un poco más de 9.400 casos nuevos el lunes, ligeramente por debajo del récord del día anterior, pero sin incluir los casos del estado de Australia del Sur, que aún no había informado sus números. La mayoría de los casos nuevos se produjeron en Nueva Gales del Sur y Victoria.

«Aunque estamos viendo un aumento en el número de casos, no estamos viendo los impactos en nuestro sistema hospitalario», dijo Annastacia Palaszczuk, primera ministra de Queensland, que informó 784 nuevos casos con cuatro personas en el hospital.

Con informes de tiempos de espera de seis horas para las pruebas de Covid para las personas que esperan cumplir con los requisitos para viajes de vacaciones interestatales, Palaszczuk defendió el estado amigable con el turismo para las pruebas obligatorias, diciendo que “todos sabían cuando reservaban un boleto que si querían venir aquí tendría que hacer una prueba de PCR ”.

Sin embargo, agregó que Queensland estaba considerando la posibilidad de relajar los requisitos de prueba para los visitantes nacionales. Tasmania, otro estado popular para los turistas, también dijo que estaba considerando cambios en las reglas de prueba de las fronteras estatales.

Mientras tanto, en todo el país, el aumento de las infecciones afectó los recursos de las pruebas. La clínica de pruebas de Sydney, SydPath, había confirmado un día antes que les había dicho erróneamente a 400 personas positivas a Covid que eran negativas en los días previos a Navidad; el lunes ahora se dio cuenta de que había enviado mensajes de resultados incorrectos a otras 995 personas.

Hasta ahora, las autoridades australianas se han resistido a volver al encierro ante el aumento del número de casos, pero han restablecido algunas restricciones.

El lunes, Nueva Gales del Sur volvió a obligar a registrarse en lugares públicos con códigos QR, mientras que muchos estados han restablecido el uso obligatorio de máscaras en lugares públicos cerrados.

El país también ha reducido la ventana para las inyecciones de refuerzo de la vacuna de seis meses a cuatro meses, que pronto serán tres meses.

Artículo anteriorEx estrella del Liverpool condenada a pagar 30.000 dólares al hombre que devolvió a su perro
Artículo siguienteJean-Marc Vallée, director de aclamadas películas como Dallas Buyers Club, muere a los 58 años