Inicio NOTICIAS INTERNACIONAL Alemania y Dinamarca azotadas por intensa tormenta

Alemania y Dinamarca azotadas por intensa tormenta

273
0

La tormenta Malik golpeó el Reino Unido, Dinamarca, el norte de Polonia y Alemania y mató al menos a cuatro personas.

Una intensa tormenta continuó azotando el norte de Europa la madrugada del domingo, provocando marejadas costeras y obligando a cancelar el transporte público.

El sistema de tormentas, que se conoce como Nadia en Alemania y Malik en otros países, comenzó el sábado trayendo vientos huracanados en ocasiones a las costas del Mar del Norte y el Mar Báltico.

En Alemania, una persona murió al ser golpeada por un cartel electoral que se había desprendido por el fuerte viento, informó el periódico Bild. Un acompañante también resultó herido.

Escocia vio vientos de 100 millas por hora (160 kilómetros) por hora, matando a una mujer de 60 años en Aberdeen, que fue golpeada por un árbol caído.

En el centro de Inglaterra, un niño de nueve años murió cuando un árbol cayó sobre él y un hombre.

Además, 130.000 hogares en toda Inglaterra se quedaron sin electricidad después de que se cortaran las líneas eléctricas.

En el condado de Wejherowo de Polonia, en la costa báltica, una persona murió y otra resultó herida por la caída de un árbol, según el periódico Rzeczpospolita.

En todo el país, más de 680.000 personas están sin electricidad.

Leer:  Uber y WhatsApp lanzan la reserva de viajes a través de la aplicación de mensajería en India: así es como funcionará

Mercado de Hamburgo inundado

Una marejada ciclónica azotó la ciudad de Hamburgo, en el norte de Alemania, donde el río Elba se extiende hasta el Mar del Norte.

Las aguas inundaron el mercado de pescado en el distrito St Pauli de Hamburgo durante la noche.

Varios autos en la ciudad fueron arrastrados por la marejada ciclónica.

También en Hamburgo, una barcaza cargada con una excavadora fue empujada contra un puente por la tormenta.

Bild informó que el operador de la excavadora y el capitán cayeron por la borda pero sobrevivieron.

Los niveles de agua en el Elba alcanzaron varios metros más que las mareas altas habituales.

Frente a la costa norte de Alemania, un carguero vacío estuvo a la deriva durante varias horas en medio de los fuertes vientos.

El comando de emergencia del puerto de Cuxhaven envió remolcadores para estabilizar el Vienna de 190 metros (623 pies) de largo, lo que tomó seis horas.

También se emitieron advertencias de inundación para otras partes de los estados del norte de Alemania de Schleswig-Holstein y Mecklemburgo-Pomerania Occidental.

Los árboles caídos interrumpen los servicios ferroviarios

Según los informes, la tormenta interrumpió los servicios de trenes en Schleswig-Holstein debido a la caída de árboles, dijo Deutsche Bahn, operador ferroviario alemán.

Leer:  Lewandowski gana la votación de mejor jugador de la FIFA por delante de Messi y Salah

En la ciudad de Bremen, en el norte de Alemania, un portavoz del departamento de bomberos dijo que fueron enviados en nueve llamadas separadas para ocuparse de los árboles caídos en el área, aunque no se reportaron heridos.

Se espera que la tormenta alcance su punto máximo más tarde el domingo, según el DWD.

Dinamarca cierra los principales puentes

En Dinamarca, se cerró el puente combinado de carretera y ferrocarril Oresund que une el país con la vecina Suecia, junto con el puente Great Belt Fixed Link que conecta las islas danesas de Zelanda y Fionia.

Unos 10.000 trabajadores de emergencia por puesto en espera para atender las llamadas de emergencia, informó la agencia de noticias Ritzau.

En la ciudad de Frederikssund, 20 personas que necesitaban atención diaria fueron trasladadas a un lugar seguro ya que no se podía garantizar la atención en caso de inundación, informó la emisora ​​TV2,

En la isla de Zelanda, donde se encuentra la capital danesa, Copenhague, se había suspendido casi todo el tráfico de trenes regionales, según informó la emisora ​​DR.

Artículo anteriorAbierto de Australia: Krejcikova y Siniakova ganan el dobles femenino
Artículo siguienteMuerte, peligro, desesperación: un año en Myanmar bajo el ejército